amigas mascotas facebook
   
Follow amigasmascotas on Twitter    

Con tu donación les ayudas y ayudas a mantener esta página ,sin obligaciones, tu eliges el importe.

Registrate AQUI para recibir nuestros boletines en tu correo

e-mail

Razas de perros pequeños , medianos y grandes

 

Terrier Escocés

Terrier Escocés

Terrier Escocés

Terrier Escocés

El Terrier Escocés es una raza de perro conocida por su característico perfil y su gran lealtad.

Apariencia

El Terrier escocés, o "scottie", es un terrier pequeño pero resistente. Los Scotties son rápidos y tienen un cuerpo bastante musculoso, lo que los convierte en perros extremadamente pesados para el tamaño que tienen. Su color de pelo tiene tonalidades que van generalmente del gris oscuro al negro como el azabache. Los Scotties de color claro, rubio o paja a blanco son menos frecuentes, y éstos últimos no deben ser confundidos con los West highland white terrier. Una de sus características más llamativas es la gran longitud de su hocico si lo comparamos con el tamaño de su rostro. Este hecho le confiere una mandíbula poderosa y es muy normal que los cachorros, que no presentan esa característica de forma acusada, se quejen cuando comience su rápido desarrollo hacia el hocico adulto. Su silueta más característica resulta cuando está concentrado o alerta y mantiene el pecho hacia adelante y el rabo completamente estirado hacia arriba.

Su largo hocico es característico de esta raza
Su largo hocico es característico de esta raza

Historia

Fueron criados originalmente en Escocia (su nombre original fue el de Aberdeen Terrier) a comienzos del siglo XVIII, pero habían alcanzado su tamaño y forma finales antes de 1890. Los Scotties son “cavadores naturales”, como otros terriers, cuyo nombre deriva de la misma raíz que “terre,” francés para la “tierra”. Los Scotties fueron criados originalmente para buscar tejones en las montañas de Escocia. También los criaron con las colas fuertes de modo que sus dueños pudieran tirar de ellas para sacar a sus perros de los agujeros cavados.

 

 

Y de repente [el toro] miró hacia mí. Con la inocencia de todos los animales reflejada en los ojos, pero también con una imploración. Era la querella contra la injusticia inexplicable, la súplica frente a la innecesaria crueldad
ANTONIO GALA 1937- Escritor. En el dominical de El País, 30 de julio de 1995.