amigas mascotas facebook
   
Follow amigasmascotas on Twitter    

 

Adiestramiento Canino

Obediencia canina: normas básicas para educar al perro en casa

El comportamiento del perro es el resultado de su herencia genética, de la educación que recibe y de sus experiencias vitales, sobre todo, cuando es un cachorro, es en ese momento cuando se tiene que empezar , pués se consiguen los mejores resultados.

siempre puedes consultar consejos de como educar a un perro cachorro

perro en competición agility

Acudir cuando se le llama, no pedir comida en la mesa, no subir a la cama de sus dueños o pasear de manera correcta por la calle son algunas de las situaciones que distinguen a un perro educado de uno que no lo está. Desde que el perro llega a casa, hay que dejarle claro qué se espera de él, conseguir que acate ciertas normas y obedezca órdenes sin problema. Sepamos cómo conseguirlo.

Es dificil adiestrar a un perro?

La respuesta es un no rotundo,¿Y entonces de dónde salen los problemas de educación de los perros? Pues la mayoría vienen del propio ser humano, de los dueños. Colmamos a nuestros perros de amor y ternura pero no les brindamos lo que más necesitan: una disciplina a la que plegarse. El perro, como animal social y jerárquico, precisa de la disciplina para sentirse realizado, y a menudo se lo robamos dándole todos los caprichos y los mimos que podemos. Esto convierte al mejor perro en un animal inestable, dominante y miedoso, porque alimentamos todos los fallos que tiene su conducta. Para evitar esto es necesario usar el adiestramiento canino.

La convivencia satisfactoria con el perro se basa en gran parte en educar de manera correcta al animal.

¿Por qué adiestrar a nuestros perros? En realidad la pregunta es, ¿por qué no? No necesitas más de diez o quince minutos al día para reforzar tu liderazgo, es divertido, fortalece tu relación con él, y no es caro en absoluto…En cambio te librarás de problemas como la orina o las heces en casa, los ladridos molestos, los tirones en el paseo, o los zapatos mordisqueados.

Situaciones tan cotidianas como llamar al perro para que acuda, conseguir que obedezca cuando se le dice "no" o que camine de manera correcta durante el paseo es una de las normas básicas de comvivencia.

Si un perro no acata estas órdenes básicas, habrá tensiones en casa derivadas de problemas de convivencia con el animal.

Partamos de la base de que el perro no comprende las palabras que pronunciamos, pero sí el tono de nuestra voz, nuestros gestos y nuestras propias acciones. Si ponemos unas bases que enseñarle, como no subir al sofá, no pedir comida a la mesa o no tirar de la correa durante el paseo, y somos fieles a esas normas, siempre tratándolo con respeto, firmeza y cariño, aprenderá rápidamente y sin ninguna clase de complicación.
Siempre puedes acudir al manual para educar a un cachorro te ayudará a estar informado y saber si estas actuando correctamente.

Ordenar al perro que acuda a la llamada

El hecho de que el perro acuda cuando se le llama es importante y necesario. Imaginemos que estamos en el campo, llega el momento de irse a casa y, cuando llamamos al perro, no acude. Entonces tenemos que perseguirle y hay peligro de que el perro se escape y, por lo tanto, se pierda o resulte atropellado. Este comportamiento es una prueba evidente de que el perro no está bien educado y debemos solucionar el problema antes de que la situación se complique más.

La orden para que el perro acuda a nuestra llamada ("ven") debe pronunciarse con claridad y acompañada de gestos que la apoyen, como señalar con el dedo nuestra posición. La palabra que indica la orden de acudir debe ser siempre la misma para que el perro la asocie con la acción correcta. No debemos limitarnos a decir el nombre del perro, sin más, para que acuda.

Una vez que el perro obedece la orden, hay que recompensarle cuando llega a nuestro lado. Empezaremos con unas galletas que le gusten, pero lo iremos reemplazando poco a poco por unas felicitaciones verbales efusivas y unas caricias. Conviene no irse a casa en cuanto el perro acude a nuestro lado, sino jugar un rato con él antes de irnos. De esta manera, el perro no asociará el hecho de obedecer la orden de acudir a la llamada con el fin del momento lúdico. Es recomendable ensayar en casa la orden de acudir, sobre todo cuando el perro es un cachorro, ya que es la mejor edad para que el perro asimile con facilidad ciertas normas de comportamiento.

Ordenar al perro que permanezca "sentado" o "quieto"

En numerosas ocasiones, el perro puede tener un comportamiento inapropiado, como molestar a sus dueños mientras comen. La orden "quieto" es muy útil para frenar este tipo de situaciones indeseadas.

El aprendizaje de estas órdenes se consigue de manera más sencilla a través del juego y siempre con la técnica de la recompensa tras la actitud obediente del perro. Hay que transmitirle felicitaciones y caricias, que se pueden acompañar con una galleta canina.

La orden "sentado" es muy útil cuando el perro se pone nervioso o se descontrola por una determinada situación, como ante la presencia de otro perro o con las visitas de amigos de la familia con quienes se muestre demasiado efusivo.

La técnica para el aprendizaje de esta orden es la misma que al pedirle estar quieto. En ambas situaciones, además, hay que dar la orden en un tono enérgico y seguro, con gestos que la refuercen. Cuando se pronuncia la orden "quieto", ha de mostrarse la palma de la mano extendida, como señal que indique el acto de frenar.

Caminar con correa de manera adecuada

La aceptación de la correa por parte del perro no siempre es una labor sencilla. Muchos dueños pasean con sus perros a base de dar tirones a la correa. El paseo, más que un momento lúdico y de relajo, se convierte entonces en una situación que genera estrés y enfados.

Las pautas que pueden ayudar a que el perro aprenda a caminar de manera correcta con la correa son:

  • Elegir el collar y la correa adecuados para el tamaño y complexión del perro, de manera que el animal se sienta cómodo con ella y no oprimido, nunca usar correas de castigo.
  • Acostumbrarle en casa a llevar correa antes de salir con ella a la calle, sobre todo, cuando el perro es un cachorro.
  • Aplicar la norma que marque al perro la necesidad de caminar por el mismo lado y no dejar que se cruce, impida caminar al dueño o se enrede entre sus piernas.
  • Si queremos que el perro entienda que no camina de manera correcta, no debemos usar la correa para dar tirones, ya que le pueden provocar dolor. Es más recomendable frenar y decir "no" o "quieto", para reanudar la marcha cuando el perro se haya tranquilizado.

En resumen, el Adiestramiento Canino, contrariamente a lo que muchos piensas, es una tarea muy fácil de llevar a cabo. Todos los días toma unos diez o quince minutos para enseñarle algunos trucos a tu perro; así reforzaréis vuestra relación. Enséñale a sentarse, a parar, a acudir a tu llamada, acostarse,…Si quieres incluso puedes hacer que aprenda a bailar. El resto del tiempo recuerda ser firme y consecuente y ceñirte a tus propias normas, él necesita saber a qué atenerse. El ejercicio diario es vital, también: al menos un paseo de media hora, pero lo ideal es que sean tres, y muchos juegos y juguetes con los que entretenerse y gastar energías. Como ves, educar a tu perro está al alcance de tu mano, sólo debes intentarlo y disfrutar del éxito.

 

 

Grandes Frases

Los animales son buenos amigos, no hacen preguntas y tampoco critican.
George Eliot (1819-1880) Seudónimo de Mary Anne Evans. Novelista británica.